jueves, marzo 04, 2010

Snowboarding según Simón

Muy bien, debo muchos posts que han debido de ser publicados en su momento, pero que por falta de tiempo no pudieron ser. Hace aproximadamente un año, unas semanas antes del Nippon-bashi Street Festa, estaba muy ocupado con lo de buscar trabajo pero en las agrupacipones japonesas el compartir tiene una alta prioridad, y cuando hay gasshuku hay que ir.

Este gasshuku de invierno era un poco distinto al gasshuku de verano. En primer lugar, no hay exposiciones ni presentaciones de los avances de cada quien, está dedicado exclusivamente a la diversión. La otra diferencia es consecuencia de la primera, como sólo es ir a divertirse no está revestido de la importancia y obligatoriedad del otro.

Gracias a Dios el frío invierno estaba terminando, pero en Nagano, una prefectura que se encuentra más al norte que Ôsaka, se acumula suficiente nieve de modo que todavía se puede esquiar a principios de marzo. En el mapa Ôsaka es 27 y Nagano es 20.



Así es, el gasshuku de invierno es un gasshuku de esquí.

Partimos de Ôsaka en autobus nocturno. Salimos a eso de las 10:00pm y, luego de 9 horas de carretera, llegamos a un poblado pequenísimo llamado Togari-onsen, en el municipio de Iitama, Nagano.





Lo que más me gustó del pueblito es que por doquier hay riachuelos que van por pequeños canales, lo que me hizo sentir que estaba en alguno de los pequeños pueblos de The Legend of Zelda: Ocarina of Time.

A pesar de ser las 7:00am el negocio de alquiler de equipo de esquiar estaba funcionando. Como era muy temprano y no podíamos dejar nuestro equipaje en el hotel nos permitieron dejar los bultos en una sala común del 2º piso del establecimiento. Luego de un desayuno improvisado bajamos a escoger el equipo.

Yo jamás en mi vida había esquiado. ¡Si no fue hasta el invierno anterior cuando vi nieve por primera vez! Como me habían explicado que hacer snowboarding es más difícil que esquiar, yo ya había decidido semanas antes que me iba por la opción fácil. Pero los estudiantes no estaban contentos con mi decisión. Me convencieron de una manera muy sencilla: ¿Quiénes de nuestro grupo van a esquíar? Profesores ¿Quiénes de nuestro grupo van a hacer snowboarding? Estudiantes. Conclusión: brecha generacional; Simón, tu te vienes con los jóvenes.

Muy bien, muy bien, me cambié a snowboarding. Traje conmigo un pantalón deportivo, varias capas de franelas y sweaters y un gorro. En la tiendita alquilé una chaqueta impermeable, un pantalón impermeable, antiparras, guantes impermeables, botas y el snowboard. Así se ve Simón luego de ponerse todo el equipo.



Caminando desde la tiendita 5 minutos uno llega al gerende. Gerende es la manera japonesa de pronunciar la palabra alemana gelände que significa, aparentemente, pendiente, pero en japonés se usa exclusivamente para pendientes en la que se esquía. A pesar de tanta explicación, memoricé gerende porque rima con merengue :)

Todos los asistentes del gasshuku ya sabían esquiar excepto un estudiante de maestría y yo. Me impresionó lo rápido que se decidió quién nos enseñaría. Un estudiante que acaba de terminar la maestría, de nombre Nishikawa, acababa de regresar de su viaje de graduación por Cambodia y estaba muy cansado como para esquiar en serio, así que se conviertió en Nishikawa-sensei-de-snowboarding y así podría tomarse el día con más calma.

Primera instrucción: sujetar la bota izquierda al snowboard. Yo esperaba que la siguiente instrucción fuera sujetar la otra bota, y que luego nos daría lecciones básicas ahí al pie del gerende, pero no. Segunda instrucción: ir caminando así, con un pie libre y uno arrastrando la tabla, hasta el elevador.

Por supuesto, no entendí qué estaba pasando. Resulta que el elevador no debería detenerse, las sillas siempre están en constante movimiento. Uno se sincroniza con las sillas, avanzá hasta una línea en el suelo y espera a que la siguiente silla lo recoja y lo lleve. Con mi lento e inestable caminar por andar arrastrando una tabla resbalosa, no logré llegar a tiempo a la línea y tuvieron que detener el elevador…



El elevador es genial. En algunas partes vas a 10 metros de altura, en otras parece que llegas a 20 ó más; desde ahí se ve el hermoso paisaje de blancas montañas que te rodea, el así llamado ginsekai o "mundo de plata"; no escuchas ningún ruido; la brisa mece suavemente tu silla; solo estás tú suspendido en la grandiosidad. Era tan pacífico, tan relajante, tan liberador, una escena imposible en mi natal Caracas pero realizada en este lejano oriente. Me salió del alma "¡qué grandioso es Japón!", y el estudiante de maestría que estaba sentado a mi lado me miró con cara de signo de interrogación.

Llegar al final del elevador fue un poco traumático. De la misma manera en que el elevador no debe detenerse para que uno se suba, el elevador no debe detenerse para que uno se baje. Lo normal es que uno esquíe una vez llegado al tope, mas como no sabía esquiar caminé penosamente arrastrando la tabla detrás de mí.



Al final de ese elevador estaba la cima del gerende fácil, que en la foto de arriba es como se ve desde abajo. Fue ahí que tomamos nuestras lecciones con Nishikawa. La primera lección es amarrarse la otra bota. Eventualmente terminas en el suelo, así que la siguiente lección es ponerse de pie: te pones de frente a la pendiente, afincas los talones y te pones de pie. Lo importante es meter el talón enterrando la mitad de la tabla en la nieve. Como uno nunca se pone de pie haciendo presión en los talones, las primeras veces es muy difícil, es como aprender a ponerse de pie de nuevo. Una vez que uno está de pie uno debe cambiar el peso del cuerpo hacia adelante, o afincar las puntillas de los pies, de ese modo el snowboard comienza a resbalar. Para detener, meter los talones, para deslizar, meter las puntillas. Básico.

Luego de varias iteraciones de avanzar, frenar, avanzar, frenar, venía la lección difícil: girar. Lo de avanzar y frenar sirve si estás de frente a la pendiente, pero normalmente uno baja la pendiente de lado. Además, uno baja la pendiente en zig-zag, de otra forma agarraría mucha velocidad. En cada esquina donde cambias la dirección del zig-zag hay que girar. Uno de esos giros que se me hizo muy difícil, el de cambiar cuando vas viendo hacia donde vas a cambiar de modo que tu espalda da a la pendiente. Me caí muchas veces intentando éste. En general me caí muchas veces, haciendo cualquier cosa.

Luego de terminar de bajar el gerende por primera vez pensé que no sería tan difícil terminar de dominar el snowboarding, elevador para arriba y a repetir las lecciones. Nunca lo dominé por completo, pero me sentía con la suficiente confianza como para probar otras rutas con el resto del lab., gente que era más experimentada.

Los profesores escogieron una ruta difícil. Con mi exceso de confianza me fuí con ellos para arrepentirme no 20 metros después. La pendiente seguía un camino al lado de la montaña, y ese camino era muy estrecho. Con el miedo de irme por el barranco terminé avanzando muy lentamente, muy pegado a la pared. Eventualmente ese camino se convirtió en otro gerende muy amplio. Ahí si podía bajar agarrando más velocidad. Un par de veces logré el giro difícil, pero muchas veces me caía de espaldas, rodaba un poco y terminaba con la cabeza apuntando a la bajada de la pendiente, enterrado en la nieve, mirando el cielo azul. Pararse desde esa posición es terrible porque hay que maniobrar con las piernas fijas a la tabla de modo de estar de frente a la pendiente para poder afincar los talones.

En ese momento se me ocurrió utilizar una técnica básica de aikido (considerando que estuve casi todo un semestre en el club de aikido , algo tenía que quedarme). Una de las primeras cosas que uno aprende en aikido es a rodar por el piso. Son los llamados ukemi o técnicas para recibir. Si uno hace un ataque en aikido, tu pareja ejecutará una técnica que hará que termines en el suelo. Los ukemi se usan para evitar que te dañes por caer en el piso. En el video de abajo se muestran dos ukemi, el que es ejecutado en la segunda mitad del video es el ushiro-ukemi.



El ushiro-ukemi implica rodar sobre tu espalda de modo de quedar de nuevo en pie. Estando ahí en la nieve ejecuté el ushiro-ukemi y quedé de nuevo de pie, de espaldas a la pendiente, listo para volverme a deslizar. Si bien no bajaba como un profesional, me levantaba con estilo (-; Redescubrir el ushiro-ukemi fue de mucha ayuda. Como me caí muchas veces por lo menos pude ahorrar mucho tiempo levantándome.

A punta de mucho caerme y mucho levantarme, a la mañana siguiente no me pude levantar del dolor. En especial mi tobillo izquierdo estaba resentido por tanto arrastrar la tabla. Decidí que no esquiaría el segundo día. Además, como era domingo decidí aventurarme a conseguir una iglesia en ese pueblito. En el sitio donde nos hospedamos dijeron que no en ese pueblo, pero que agarrando el tren hasta no-me-acuerdo, ahí podría haber. Caminé una larga carretera hasta una estación pueblerina. Nada de máquinas que dispensan tickets o que revisen los tickets, todo se hace a la antigua, con gente.

Corrí con la suerte de llegar a la hora del tren, porque como es una línea con pocos pasajeros no hay sino un tren por hora… Llegué al pueblo recomendado, pregunté en la oficina de información. La señora consiguió unos sitios cristianos, pero eran protestantes, así que no hubo misa para mi ese día.

De regreso comí en un restaurante aleatorio un plato poco usual:



Se ve muy bonito, pero los sabores no combinan, no hay sinergia, cada marisco va por su lado, no es tan sabroso.

Pude tomar muchas fotos del pueblito en que estábamos, definitivamente todo muy bonito y pacífico.









Y si a alguien le suena Nagano, es porque allí se celebraron las olimpiadas de invierno de 1998. Aparentemente el hostel japonés de pretensioso nombre "Four Seasons" en el que nos quedamos colaboró prestando sus servicios en esas olimpíadas.





Otro autobús nocturno nos puso de nuevo en Ôsaka, y cerró esta breve experiencia con deslizarme sobre una tabla sobre nieve pendiente abajo :)

7 comentarios:

  1. Pedrito/ Fan nº 14/3/10 03:12

    Si que fino! me gusta la nueva velocidad de posteo en tu blog!

    ResponderEliminar
  2. Pedrito/ Fan nº 14/3/10 03:38

    jajaja! que divertido este post. Lo bueno de este es que nos refresca un poquito porque aqui en Venezuela esta muy caluroso... espero que cuando vengas en diciembre me traigas un poquito de nieve! (jajaja!)

    pero no hablando en serio, en este momento hay un incendio en el avila! terrible.

    ojala sigas implementando tecnicas de aikido en otras cosas de tu que-hacer diario y porque no? en el snowboarding!

    pronto las preguntas del post!

    ResponderEliminar
  3. Excelente post. Yo estoy a un mes de viajar a Japón como becario Mext 2010. Y al igual que tú en ese entonces, no he visto en mi vida la nieve. Así que si tengo la oportunidad de hacer Snowboardind, sería bueno ponerme a practicar el Ushiro Ukemi antes de partir. :D

    The best is yet to come!

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Simon de verdad todo se vé muy bonito en las fotos, me gustaría visitar algún día Nagano en invierno. Toda tu descripcion me recordó mucho los capitulos de los anime en que todos los chicos de la clase se van a un paseo escolar de esquí, en muchos anime aparecen esos capitulos. Salen los muñequitos en el elevador y eso, cada vez que los veía me preguntaba como hacían para montarse y bajarse si eso no se para, pero hoy leyendo tu post se me prendió el bombillo y entendí que solo hay que sincronizarse como si fuera una escalera electrica, porque tampoco se paran. Que lindo todo! Realmente Simón no me puedo imaginar a tí haciendo ese movimiento ushiro ukemi, se ve ve super dificil en un cuarto con vestido normal, no me imagino como será en la nieve con un ropero encima y una tabla atrapandote los dos pies. Hubiese sido bueno grabar eso! Pero creo que debiste haber llamado mucho la atención porque de verdad que te parabas con estilo, ¿La gente no se te quedaba viendo?. Quiero vivir esa experiencia en el elevador debe ser super relajante... Cuando te salió del alma !Que grandioso es Japon! y el compañero te vio con la cara de signo de interrogación, lo dijiste en español o en japones? Aveces cuando paso mucho tiempo hablando inglés aun cuando me quedo sola empiezo a pensar en inglés, te pasa eso con el japones?

    Muchas Gracias por el post Simon pasé por aquí solo por si acaso y me sorprendí al encontrar un post nuevo, como estuviste super ocupado todo este tiempo... Estuvo muy bueno! ;)

    ResponderEliminar
  5. Pedrito/Fan No. 1: lamento no haber podido mantener esa velocidad. El "side project" que tenía consumió mucha de mi atención en mi tiempo libre...

    ayotl: qué alegría saber que vienes! Si te pasas por Kansai me puedes visitar :D

    Amanda: jajaja, para mantener el estilo al levantarse con estilo, uno no puede fijarse en si se fijaron en uno o no :P Aunque los profesores luego llegaron con preguntas de cómo hacía eso :D

    Me imagino que en los animé tratan de mostrar la vida cotidiana de las personas. Ir a esquiar en invierno es lo normal.

    La exclamación salió en japonés, lo que aumentó la confusión del compañero. A veces sí me pasa que empiezo a pensar en japonés. De hecho, preferiría que me pasara más a menudo, estoy seguro de que eso aumentaría mi fluidez.

    Gracias. En segundos viene un nuevo post :D

    ResponderEliminar
  6. Sección de Preguntas9/4/10 10:51

    Seccion de preguntas (retrasada):
    1) ¿no se te ha ocurrido alguna otra heuristica últimamente?

    2) ¿despues de lo del snowboarding, no se te ha ocurrido algún otro uso a las tecnicas del aikido?

    3)¿que cambios has notado en venezuela en tu última visita?

    4)¿no hay fotos del halloween en japón (by simon) por algún lado?

    5) y hablando de estos dos paises ¿donde es mas caro realizar tu dieta diaria (o comprar los alimentos)?

    ResponderEliminar
  7. Sección de respuestas a la sección de preguntas (retrasada):

    1- necesito que me digas el contexto, ¿cuál fue la heurística anterior?

    2- todavía no.

    3- sigo mucho las noticias venezolanas a través de internet, así que es como si estuviera continuamente en Venezuela. Cuando regreso ya sé qué cosas esperar.

    4- humm... he ido un par de veces a unas fiestecitas de halloween, pero en esos momentos no cargaba la cámara. Tal vez este año tome fotos.

    5- pues en Venezuela he estado muy poco recientemente y la compra de comida se la confío a mi madre, así que no sé con certeza en qué país es más caro. Pero si uno se guía por los indicadores económicos, mi dieta sería más cara en Caracas.

    ResponderEliminar