jueves, septiembre 13, 2007

Gasshuku

En los grupos de las universidades japonesas se maneja un concepto que se aplica en las vacaciones de verano. Es el "gasshuku". Literalmente significa "hospedarse juntos", pero nada que provenga del japonés puede transmitirse usando su traducción literal.

La esencia del gasshuku es que el grupo salga de viaje, a donde sea, y allí realicen la misma actividad que realizan en la universidad… y que se diviertan un poco. Como el viaje normalmente es a un sitio no trivialmente cerca hay que hospedarse en alguna posada japonesa. Esto se realiza con la idea de estrechar los lazos de la agrupación.

Por ejemplo, el plan para la semana de gasshuku del club de aikido (al que no fui por obvias razones) era entrenar mañanas y tardes y en las noches habría actividades sorpresas para la diversión, tal vez encuentros para beber u otras actividades más creativas.

El laboratorio al que pertenezco también tuvo su gasshuku, al que sí fui por obvias razones.

El gasshuku fue solamente dos días. Fuimos a la prefectura de Wakayama ("la montaña de la canción de Japón"), que queda al sur de Ôsaka. Fuimos a una región llamada Kishûkada que queda al norte de dicha prefectura. En el mapa Ôsaka es 27, fuimos a 30 y Nara (del post anterior) es 29.



El viaje empezó muy temprano un día domingo. Nos reunimos alrededor de 17 de los miembros del laboratorio en la universidad. Nos repartimos en los carros de los profesores y algunos de los alumnos. A mi me tocó ir en el carro con puros estudiante de maestría, definitivamente más divertido.




Pensé que iríamos hasta Wakayama en caravana, que alguien que conociera el camino guiaría, pero en una sociedad donde todos tienen navegadores digitales ("navi") en sus automóviles eso no es necesario. Así que cada auto se fue por su cuenta, a su ritmo y por su propia vía. Nuestra vía fue genial, muy panorámica. Wakayama es una prefectura rural, así que pude ver hermosas montañas, pequeños pobladitos rodeados de campos de arroz y puertos para los botes de los pescadores.

El almuerzo fue en la vía, en "Puerto Europa". Un mercado de pescado recién pescado arquitectónicamente estilizado tras una Europa del siglo XIX. Ahí tenían un show de cómo preparan y cortan el atún. A una pequeña multitud de japoneses se les hacía agua la boca al ver cómo sacaban el lomito del pescado. Es una delicatés muy apreciada y cara. Por ejemplo, tres piezas de sushi de lomito de atún cuesta alrededor de (USD) $ 9.

En mi almuerzo nada extravagante incluí un sazae. Una especie de caracol, bastante grande. El molusco es largo, el "pie" es duro y amargo, la "cola" es suave y amarga…



A pesar del navi el conductor se perdió. Tuvieron que recurrir a otros dos mapas impresos para encontrar el camino a la posada. ¡Qué irónico! Perdidos pero bien equipados:



Luego de llegar a la posada pasamos a la parte de "hacer lo que el grupo hace normalmente". Nos tenían preparada una sala para el maratón de presentaciones sobre los avances de cada quien en sus investigaciones. Duró casi 6 horas. Terrible, sobre todo porque no entendí mucho… entre que hablan rápido y que usan puros términos científicos me fue muy difícil seguir las exposiciones.

En la mesa central: un nuevo, Fukui-sensei, Numao-sensei (sí, mi tutor y el director del lab.), Moriyama-sensei, Kurihara-sensei.




Gracias a Dios pasamos a la parte de "divertirse". Empezamos por una cena muy japonesa, ver fotos.






La conversación de la cena giró entorno al anuncio que ahí mismo hizo uno de los profesores, se casa en noviembre. Se casa con una enfermera mayor que él así que lo molestaron con que era un "chico malo".

Luego de la cena bajamos al pueblo y jugamos bowling. Unos cuantos nos quedamos un poco más para ir al arcade. Mientras los demás gastaban sus moneditas en tratar de agarrar algún premio de las máquinas con garras ("U.F.O Catcher") yo me fuí a las maquinitas de verdad, me la fumé, llegué hasta el final y dejé mi record en una de fighter-jets de Sega (Afterburner Climax).



Luego de eso ya era la media noche, así que a dormir, pero en una habitación estilo japonés. Es decir, piso de tatami, y en lugar de camas, futón. Es como una colchoneta que se coloca sobre el suelo. Es inesperadamente cómodo. Es tan bueno que preferiría dormir en un futón que en la cama que tengo en la residencia.





La vista del lugar era muy buena. Y teníamos un faro bastante cerca.






A la mañana siguiente hubo desayuno japonés… hubiera preferido cereal frío. El desayuno parece un almuerzo, pescados, vegetales y demás… Pero eso sí, hay un plato que sólo se sirve en el desayuno y es "nato". No lo coman, no lo intenten, es semillas de soya fermentadas, aun coservan su forma de semilla, pero tienen por todas partes hilitos de algo que creció luego de la fermentación, eso lo mezclan con salsa de soya y mostaza y se lo comen… Hay dos tipos de japoneses, quienes odian el nato y quienes lo aman, y hay dos tipos de extranjeros, quienes odian el nato y los que están locos.

Cerramos el gasshuku jugando tenis bajo el inclemente sol veraniego alrededor del medio día. Muy mal. Regresé en el carro de los que iban apurados, es decir, nada de paradas para fotos, nada de rutas panorámicas. Llegué justo a tiempo para firmar para recibir el dinero de la beca de este mes, que necesito porque mi próximo viaje es para Okinawa, ¡la tierra del Sr. Miyagi!

4 comentarios:

  1. cromero: es verdad, eso pudo haber confundido a algun lector, gracias por la correccion. eres Oscar Romero?

    MB: tal vez, capaz por eso tienen los letreros de no se acerque a los bebes venados!

    LO: jajaja! como olvidarlo!

    ResponderEliminar
  2. simon! como estas? =D tanto tiempo jeej. Bueno, por fin te escribo..
    Necesito saber algo, de verdad te comiste los caracoles? se ven un poco babosos y enormes!! q tal estaban (yo jamas los hubiera probado)
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Simon, sabias que eres mi idiolo...... sip, eres mi idolo :)

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/2/11 22:40

    Hola Simon, en verdad me parece fantastico tu blog y sobre todo la forma en que redactas e ilustras las situaciones por las que has pasado en un país en donde la cultura es totalmente diferente. Bien por ti. Alejandra

    ResponderEliminar