jueves, octubre 31, 2013

Como piezas de rompecabezas

En los dos años que no escribo nada aquí han cambiado varias cosas. Voy a ponerlos al día empezando por el cambio más grande.

Como saben comparto mi apartamento con Tricia, una estudiante de postgrado de sociología. Eso no ha cambiado. Tenemos una buena relación. Dado que somos de áreas del conocimiento muy diferentes tenemos conversaciones muy interesantes. Siempre uno termina enseñando mucho al otro. Ahora bien, a partir de cierto momento un tema empezó a surgir con frecuencia en nuestras conversaciones. Se trataba de una nueva amistad de ella.

Oí mucho hablar de esta persona: de cuán bien se llevan, de cuánto tienen en común, de que tan rápido se profundizó su amistad, etc.


Tengo la costumbre de ir a misa los domingos. Está es la iglesia de Suita. Por lo general yo iba, escuchaba misa, hablaba un poquito con los miembros de la comunidad y me iba a atender mis otros compromisos.

Tricia también iba a misa. Ahora traía su nueva amistad. Recuerdo claramente cuando desde mi asiento veía el par, sentado en diagonal detrás de mí, y mi atención se la quedaba esa niña.

No fue así desde principio, pero con el pasar de las misas la fuerza de gravedad que ejercía esa muchacha se incrementaba, y al final atrapó mi atención. Tenía algo interesante. Algo diferente. Había más de lo que se veía a primera vista. Yo quería conocer más a fondo a esta persona.

Llegó el día del cumpleaños de la amiga de Tricia. Yo no estaba invitado. Pero logré que Tricia, su muy buena amiga del alma, me llevase a la fiesta (-;

De regalo le llevé:


Como todo el mundo sabe una flor amarilla quiere expresar amistad. Y yo quería expresar "amistad".

"¿Qué es eso?" - dice ella.

"Una planta" - digo yo.


No pasó nada en su fiesta de cumpleaños.

Uno o dos domingos después me decidí. Al final de la misa me acerqué a ella, saqué mi teléfono celular y mostrándole mi libreta de contactos dije:

"Creo que tu número no está aquí".

Breve pausa de ella y luego accedió a dármelo. (Tiempo después ella me dijo que pensó "claro que no está ahí, ¡no te lo he dado!")

Unos días después le escribo preguntando:

"¿Cuál es tu estatus de Harry Potter?".

Refiriéndome a la última película de esa serie. Ella dijo que no la había visto. ¡Perfecto!

Cenamos en la feria de un centro comercial y vimos la última película de Harry Potter. Hablamos sobre ese sentimiento de vacío que llega al terminar de leer un buen libro y sobre otras cosas más.


La siguiente vez que nos vimos fue en un festival de fuegos artificiales en las riberas de un río de Osaka. Un amigo, El Maje, vino a Osaka en bicicleta (¡desde Tokyo!). El Maje vino al festival, ella también vino. Vinieron varios amigos más. Pasamos un buen rato. Sin embargo, luego de eso desaparecí por mucho tiempo. Meses.

¡Cómo es posible! ¿Qué le pasa a los hombres que de repente desaparecen sin ninguna razón?

 
¡Qué patán! ¿Verdad? Yo no puedo hablar por mis congéneres. En mi caso, tenía dudas. 

La verdad es que siempre me atrajo. Pero yo no tenía certeza de que si salía con ella las cosas iban a ir bien. Podrá sonar muy santurrón, pero no me parecía justo invitar a alguien a una relación con tanta inseguridad. Decidí dejar eso así.

No hablé con ella en mucho tiempo. Pero siempre terminaba pensando en ella.

Tanto mi familia como Tricia se cansaron de escucharme hablar sobre ella. Que me interesa, pero que no estoy seguro. Que lo intente, me dicen, que sino no se puede saber. Y yo que no, que no es justo, pero igual pensando en ella.

No puede ser Simón, no te soporto.

 
Sí. Creo que eso mismo sentían quienes me oían hablar y no me veían actuar.

No sé porqué razón reanudamos nuestra correspondencia por email. Los emails eran muy amenos. Se volvieron largos. Escribíamos párrafos y párrafos. 

Cada vez que llegaba un email de ella era como abrir un regalo en Navidad. Yo respondía y esperaba con ansias mi siguiente regalo.

Letra tras letra me atraía más y más. Comenzamos a vernos de nuevo en persona, a hablar, salir, llamar, escribir, leer... Un día la gravedad pudo más que mis santurronas dudas.

La próxima vez que me presenté en su casa llevé otra "planta", esta vez de color blanco, y le pregunté si quería ser mi novia.

Tomó la flor y dijo:

"Yes, I want to be your girlfriend".

:D

Y a todas estas, ¿quién es esta muchacha?

Mi amor se llama Joy. Joy nació, creció y se educó en las Filipinas, una nación al sur de Japón. Su familia se había mudado a Japón hace años, ella los siguió hace poco. Al igual que yo es programadora, lo cual es perfecto para hablar sobre problemas del trabajo, ideas, proyectos a futuro, etc. Ella es una chica religiosa, de buen corazón, sagaz, con los pies en la tierra, práctica y la persona más bella que he conocido. Tenemos muchas cosas en común, y las que no, son complementarias. Encajamos como piezas de rompecabezas (-;
 

¡Qué empalagoso eres!

Las respuestas a las preguntas que más nos hacen son:


- Entre nosotros hablamos inglés.
- Ella tiene la misma edad que yo.
- Ja, ja, sí, somos una pareja muy internacional. ¡Una filipina y un venezolano en Japón!

Es difícil describir una persona en una entrada. Si quieren descubrir un poco más de ella aquí tienen una pequeña guía: 
jamenijamjam. Ella escribe poco en su blog, pero coloca referencias a artículos interesantes o a cosas divertidas. Para mí es como hurgar su mente (-;

Juntos hemos viajado y experimentado muchas cosas de Japón. Todo lo cual tendrá su entrada aquí en el futuro.

De ahora en adelante Joy comparte mis aventuras en el país del sol naciente.




9 comentarios:

  1. Jajaja Felicitaciones por tu novia Simon! y por retomar el blog que por tantos anos he estado revisando esperando este tipo de entregas y de las que seguirán! Solo por curiosidad, hace cuanto que fue esta historia?

    Saludos de un electrónico de la simón que acaba de llegar hace un mes a Sendai de intercambio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je. Esta historia ocurrió hace más o menos año y medio.

      ¡Bienvenido a Japón! Creo que conozco a otra persona de tu grupo. Deberíamos cuadrar una reunión en Osaka (;

      Eliminar
    2. Jajaja. Hace tiempo ya!! Ya se las razones por la que dejaste el blog jajajaja. Mentira se del trabajo.

      Jajajaa gracias gracias. Por ahora todo bien. Ya un mes y alguito por aca. A quien conocerás?, hay par de venezolanos aca de antes

      Y con gusto me gustaria una reunion. Y mas en Osaka con el gran simon! jajaja. Tengo que hacer planes de vacaciones en diciembre y entre semestre. Pero cuando tenga seguridad que pase por ahi te escribo a ver si estas libre!

      Saludos Simon!

      Eliminar
    3. Sí va, avísame cuando puedas.

      Eliminar
  2. Felicitaciones, conseguir pareja para una relación estable no es una cosa sencilla, menos aún una chica tan guapa como la que encontraste. Pienso que como novia las Filipinas llevan ventaja sobre las Japonesas, ya que son más cariñosas y le dedican más a la pareja, aunque también son más celosas, te lo digo con experiencia ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Sí, me parece que las filipinas son cariñosas y dedicadas a la familia como tú dices :) Ja, ja, ja, ¡Qué experiencias habrás tenido!

      Eliminar
  3. ¡Qué mundo tan pequeño!

    No sólo tengo la dicha de haberte conocido a ti Siméon, sino que mi laboratorio "anexo" queda en el mismo edificio en el que trabaja Joy. De hecho, su jefe fue mi supervisor en el 2008.

    Lo primero que se me viene a la mente cuando pienso en Joy: mujer trabajadora.

    ¡¡¡Felicitaciones!!!

    "El anónimo" ;-)

    ResponderEliminar
  4. !!Muchas Felicidades Simón¡¡, es bueno volver a saber de ti en el blog :), éxito en tu relación y en todo lo que emprendas, PD. Te debo un Correo, disculpa, no he tenido tiempo de ir a la embajada, cuando valla te aviso. Saludos :D Dios te bendiga :).

    ResponderEliminar
  5. "Cada vez que llegaba un email de ella era como abrir un regalo en Navidad. Yo respondía y esperaba con ansias mi siguiente regalo." You, my friend, are in love.

    ResponderEliminar